DERECHOS RESERVADOS

Gracias por citar la fuente en cualquier reproducción que se haga de este material. D.R. Elías Blanco - Museo del Aparapita.

lunes, 16 de enero de 2017

LEONCE ANGRAND y Bolivia



ANGRAND, Léonce (París, Francia, 1808 – 1886).- Estudioso de la cultura americana y diplomático.             
Su paso por Bolivia, aprovechando sus funciones diplomáticas y pese a haber sido de corto tiempo (1847-1849), ha dejado importantes aportes en distintas áreas de la actividad nacional. Por un lado hizo un acopio de fuentes arqueológicas, impresas y manuscritas sobre el pasado americano; por otro lado está la investigación arqueológica en especial sobre las ruinas de Tiwanaku; finalmente queda su trabajo como artista plástico, al haber hecho dibujos, acuarelas y planos de paisajes, edificios y habitantes de esta parte del mundo, aprovechando sus recorridos por el terreno.
Angrand nació en París el 8 de agosto de 1808. Cumplió funciones diplomáticas desde joven. A sus 22 años  fue secretario privado del Embajador de Francia en los Países Bajos. Luego, en 1831, fue Vice Cónsul de Francia en Cadiz (España), lugar donde aprendió el castellano. En 1833 fue asignado a Lima (Perú), de allí pasó a Santiago de Cuba como Cónsul en 1839 y en 1842 retorna a Cadiz esta vez como Cónsul. En 1844 -anota Edgardo Rivera- tuvo un papel destacado en el desenlace de un conflicto que estalló entre Francia y Marruecos, por lo cual recibió la Cruz Oficial de la legión de Honor.
En noviembre de 1846, es designado Cónsul y Encargado de Negocios de Francia en Bolivia. Asume el cargo en la capital política de entonces la ciudad de Sucre en diciembre de  1847 (aunque Josep Barnadas señala que llegó el 5 de febrero de 1848). Así, desempeña sus funciones hasta fines de 1849.
Su estadía en Bolivia, según anota Barnadas, estuvo marcada por la confusión creada por la caída de José Ballivián, "bajo las presidencias de Velasco y Belzu su desempeño diplomático será una cadena de humillaciones y sinsabores de todo tipo (víctima, en parte, de su presunto ballivianismo, de la xenofobia ambiental y, más en concreto, de la inquina contra los comerciantes franceses, en su mayoría ballivianistas); al final, un atentado le obligó a dejar en país (X-1849)".
Se retiró del servicio diplomático en 1870 y falleció en París el 11 de enero de 1886.
En el año 1998, con auspicios de la Embajada de Francia y el Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA), se publicó el libro: Léonce Angrand un diplomático francés en Bolivia (1847-1849), en que se recupera la vida y obra del autor a través del trabajo de cuatro estudios del ramo como son: Edgardo Rivera, Fréderic Richard, Ricardo Céspedes y José de Mesa. El volumen reproduce además una serie importante de dibujos de Angrand.
Edgardo Rivera Martínez anota en el libro: "En su persona son indisolubles las facetas del diplomático y del americanista, estando en los hechos la primera al servicio de la segunda. A ellos hay que añadir, desde luego, aunque en el plano subsidiario, la del dibujante y el acuarelista, y la del escritor. Y, en efecto, hoy Angrand sería poco recordado si no fuera por la invalorable colección de dibujos, planos y acuarelas de su propia mano, referente a los países hispanoamericanos en que residió cumpliendo funciones  por encargo de su gobierno y la de libros, manuscritos, grabados, mapas de diferentes autores, colecciones que legó a la Biblioteca Nacional de París. Y, en menos medida, si no fuera también por las de objetos arqueológicos y etnográficos, muchos de los cuales entregó en calidad de donación al Museo del Louvre entre 1839 y 1855". (p. 11)
Se registran de su autoría los libros: Lettre sur les antiquités de Tiaguanaco et l'origine présumable de la plus ancienne civilisation du Hout Peroú (París, 1866); Imagen del perú en el s. XIX (1972).


FUENTES: MESA, José de y otros: Léonce Angrand un diplomático francés en Bolivia (1847-1849), 1998, 192 pp.; J. Barnadas: Diccionario Histórico: 1, 2002, 126-7; J.A Sagárnaga, Diccionario Nativa, 2002, 60

D.R. COPYRIGHT: Elías Blanco Mamani / Museo del Aparapita

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada